Opciones de tratamiento


Opciones de tratamiento de primera línea.
 
La decisión acerca del tratamiento es la decisión inicial más importante. Como ya hemos indicado, las pruebas iniciales, el estadiaje y la clasificación pronóstica son fundamentales. El tratamiento está recomendado para los mielomas activos o sintomáticos y para los mielomas asintomáticos que cumplen con los nuevos criterios de «riesgo muy alto». La urgencia del mismo dependerá de los problemas concretos que afronte cada paciente.
 
 

Tratamiento inicial o de primera línea
 
Es importante que los pacientes dediquen el tiempo suficiente para comentar las opciones con su hematólogo o hematólogo/oncólogo. Además de los resultados de las pruebas iniciales, deben considerarse una serie de cuestiones.
 
Preguntas iniciales importantes

·      Vida cotidiana: ¿afectará el tratamiento a las actividades diarias?
 
·      Trabajo: ¿deberán efectuarse cambios o interrupciones?
 
·      Edad: ¿influye en la selección del tratamiento y en los resultados previstos?
 
·      Efectos secundarios del tratamiento: ¿qué gravedad tendrán?
 
·      Otros problemas médicos: ¿afectarán a las opciones de tratamiento y a la tolerancia al mismo?
 
·      Trasplante: ¿se recomienda el trasplante con altas dosis de quimioterapia?
 
·      Rapidez en la respuesta: ¿cuánto tardará en hacer efecto el tratamiento y cómo se evaluará?
 
·      Decisiones iniciales y posteriores: ¿qué se debe decidir el primer día?
 
 
Es mejor dejar la puerta abierta al trasplante de células madre si consideras que puede ser una futura opción para ti. El consenso actual del International Myeloma Working Group (IMWG) es que todos los pacientes candidatos al trasplante deben guardar células madre para una futura necesidad. En general, los pacientes menores de 65 años se consideran candidatos para el trasplante de células madre. Aunque los resultados de los ensayos aleatorizados todavía no están disponibles, los estudios de Francia e Italia indican que se observan mejores respuestas y supervivencias total y libre de progresión más largas entre los pacientes que se han sometido a trasplante de células madre autólogas como parte de su tratamiento inicial del mieloma.
 
En Estados Unidos, Medicare cubre un único trasplante autólogo de células madre (no cubre trasplantes en tándem o trasplantes autólogos realizados uno a continuación del otro) para pacientes candidatos de cualquier edad, siempre que presenten un mieloma en el estadio II o III de la clasificación de Durie-Salmon que se haya diagnosticado recientemente o que responsa al tratamiento, y que además presente una adecuada función cardiaca, hepática, pulmonar y renal. Si como paciente de Medicare se somete a un trasplante autólogo y tiene una recaída tras una larga remisión (dos años o más), Medicare cubrirá el segundo trasplante. La idoneidad para el trasplante de células madre debe evaluarse individualmente, teniendo en cuenta el estado de salud, otras enfermedades y el historial de tratamiento. Muchos pacientes mayores se encuentran en un estado de salud excelente y pueden ser considerados en forma y aptos para un trasplante.
 
Aunque se disponga de ensayos clínicos de primera línea (primer tratamiento tras el diagnóstico), debe aceptar el hecho de que le puedan asignar aleatoriamente un tratamiento u otro, en función del diseño del ensayo. Es posible que se encuentre «sujeto» a una aleatorización y el correspondiente tratamiento. Asegúrese de que comprende todo el alcance del protocolo.
 
Punto clave: si un tratamiento no funciona, esto no significa que no haya otro que funcione perfectamente y le proporcione una remisión excelente
 
 
 



Tratamiento de apoyo y cómo recibirlo.
 
Existen tratamientos para aliviar el impacto físico y emocional de la enfermedad.
 
El uso temprano de medidas de apoyo es tan importante como iniciar un tratamiento de primera línea.
 
Además de controlar los síntomas concretos, es muy importante contar con una amplia gama de medidas de apoyo:
 
·      Actividad física: los pacientes deben hablar con sus médicos para aclarar si es viable una actividad física completa o si esta debe ajustarse a la enfermedad ósea o a áreas concretas de lesión ósea. Normalmente puede realizar algo de actividad física, como paseos o natación, así como ejercicios de fuerza y flexibilidad, o un programa de yoga personalizado.
 
·      Dieta: no se ha establecido una dieta específica para los pacientes con mieloma, aunque se está investigando en este ámbito. Generalmente puede seguirse una «dieta sana» igual que se hace con otras enfermedades, como la cardiopatía y el cáncer en general (p. ej., cáncer de mama). Deben tomarse precauciones en dos áreas:
 
·      Vitamina C: las dosis altas (> 1000 mg/día) pueden ser contraproducentes en el mieloma e incrementar el riesgo de daño renal.
 
·      Suplementos de hierbas y vitaminas: debes hablar con tu médico o farmacéutico del centro de oncología sobre el uso de suplementos junto con la quimioterapia u otro tratamiento medicamentoso. Algunos suplementos pueden interferir en la eficacia de los tratamientos. Las interacciones entre fármacos y suplementos también pueden causar problemas médicos. Muchas farmacias tienen sistemas que identifican posibles interacciones entre suplementos y fármacos.
 
·      Salud mental: tu salud mental es fundamental a medida que avanza con el tratamiento programado. Asegúrate de que te encuentra cómodo con dicho tratamiento. Programa una cita con un profesional de salud mental si crees que puedes estar deprimido, o si otras personas están preocupadas porque piensan que puedes estar deprimido.
 
·      Sueño regular: es muy importante para tu sistema inmunitario
 
·      Haz ajustes: en la medida de lo posible, reduce o elimina el estrés en el trabajo, la familia o el entorno social. Evita el contacto con niños en edad escolar. Evita las aglomeraciones. Debes lavarte las manos con frecuencia. Tu sistema inmunitario está en riesgo tanto por la enfermedad como por los tratamientos. El control del mieloma es la máxima prioridad hasta que se consiga una respuesta o una situación estable.
 
 


 





Si el tratamiento de primera línea no funciona
 
Existen muchas opciones de tratamiento no contempladas en esta guía introductoria. Cada vez surgen más tratamientos nuevos que pueden aportar importantes beneficios.