Historias de Pacientes
Ricardo Ponte
ricardoponte@msn.com

Todo comienza hace aproximadamente 7 años; con muchos malestares y no funcionaban los riñones, razón por la cual me internan para control pero me terminan mandando a terapia intensiva debido al mal funcionamiento de los riñones, por lo que me realizaron 2 diálisis diarias por 7 días.
Al recuperar los riñones se investiga y descubren al Mieloma Múltiple (MM). Con ese diagnóstico la hematóloga me informa que ya saben lo que tengo y cuál es el tratamiento y una de las cosas que me dice, que no voy a olvidar nunca, es que con el tratamiento voy a estar mejor y voy a llegar a una remisión total, pero vuelve el MM siempre vuelve al menos por ahora. Es un cáncer crónico e incurable por el momento.
Así estuve en tratamiento con 5 ciclos de quimioterapia (vincristina), los cuales se realizaban estando internado ya que me consideraban paciente de riesgo, una vez terminado los ciclos de quimioterapia, los análisis mostraban un compromiso de la medula en un 30%.
Se esperó un par de meses y ahí se realiza un trasplante antólogo de medula ósea, Una vez finalizado el trasplante se alcanza una infiltración del 10% por lo que no había resultado como se esperaba; comienzo a realizar mantenimiento con dos pastillas de Talidomida por día y comienzan a bajar los valores por lo que se comienzan a tener valores de infiltración del orden del 2%, al cabo de dos años bajamos a una pastilla diaria y el componente monoclonal muy bajo, se tienen valores de infiltración de menos el 1%, después de ese periodo se llega a una remisión total, pero siempre recordando las palabras de mi doctor que siempre vuelve.
Al estar en remisión el médico me deja descansar de la medicación por aproximadamente entre uno a un ano y medio, al cabo de ese periodo lamentablemente recaída y una infiltración del orden del 90%, esta vez deja los riñones y ataca los huesos donde tengo imágenes líticas en articulación sacro ilíaca con compromiso del musculo del glúteo algunas vertebras, pelvis y costillas.
Se vigilan los huesos y se trata el dolor. El mieloma se lo trata con revlimid y dexametasona, se realizan varios ciclos con esta medicación pero cuando los valores empeoran se cambia por belcade. Al cabo de un tiempo este me produjo problemas cardiacos, por lo que tengo que tener vigilancia cardiológica y luego de aproximadamente dos años de utilizar el belcade, se decide realizar un segundo trasplante, dado que ya no tenía ninguna droga para combatir el MM. Este se realizó en marzo de 2013.
Se esperaba poder utilizar una nueva droga al cabo de este trasplante, pero no se puede ya que produce toxicidad cardiaca, por lo que con mis antecedentes no se puede utilizar.
En la actualidad se sigue con un mantenimiento con belcade pero muy espaciado por lo problemas mencionados, y como este segundo trasplante se está afianzando bien y dando buenos resultados, por ahora se seguirá de esta forma.

Este relato es solo mi experiencia vivida, ya que cada persona reacciona de manera distinta no solo a la enfermedad si no al efecto de los medicamentos.
Pero confío que pueda servir a pacientes que recién empiezan con este problema a saber que puede venir y que puede pasar, ya que no quiere decir que los médicos harán lo mismo para todos los pacientes.
Lo único que está faltando en este relato son todos los problemas que he tenido por el MM y estar neutropénico.


Ricardo Ponte.



Haga clic aquí y cuéntenos también su historia.